Hallaron asesinado y con signos de tortura a jubilado de San Pedro

0
13

LA ESCENA. Anoche viajaba la Dirección Homicidios al lugar del crimen (en la imagen la propiedad de la víctima).

Un jubilado y comerciante de 66 años e identificado como José Antonio Fernández, fue hallado en su domicilio asesinado y con evidentes signos de haber sido torturado.

El hecho fue reportado ayer a las 15.30, cuando un cabo de la Policía de Misiones y encargado del Destacamento Tobuna avisó que un hermano del hombre encontró el cadáver.

El cuerpo estaba en el living del domicilio de la víctima, ubicado en el paraje Piñalito Sur de la localidad de San Pedro.

Una vez en la escena del crimen, sobre la ruta nacional 14 y frente al Destacamento de guardaparque Piñalito, se constató que Fernández yacía sin vida dentro de su vivienda tendido sobre el piso del living en posición de costado izquierdo.

El dueño de casa, quien vivía solo, estaba maniatado y en su cuello tenía atadas gomas utilizadas para uso médico y heridas punzocortantes en el tórax y espalda.

De inmediato investigadores de la jurisdiccional, en este caso de la comisaría de Dos Hermanas, dependiente de la Unidad Regional XII, con asiento en Bernardo de Irigoyen, comenzaron a realizar las pericias y averiguaciones para ubicar al autor del hecho.

Una comitiva del Juzgado de Instrucción 3 de San Vicente, a cargo del juez Gerardo Casco, orientó a los uniformados, como ser de la Policía Científica, en los trámites de rigor.

ESTACIONADA. La Saveiro de la víctima estaba en el garage intacta.

La casa cerrada por dentro

Fuentes de la investigación indicaron que en la propiedad de la víctima, donde además de su domicilio funcionaba un kiosco, no se hallaron signos de lucha o de pelea entre el jubilado y él o los asesinos. Llamativamente tampoco faltante de algunos elementos de valor. Un dato que desvelaba a los pesquisas era que la casa estaba cerrada por dentro. Lo que agregó otro velo de misterio al hecho.

El vehículo del comerciante aún se hallaba estacionado en el garage, tratándose de una VolksWagen Saveiro.

En cuanto al horario del hecho los pesquisas estimaban que pudo producirse de madrugada.

Pese a que el jubilado residía solo, una hermana del mismo y que reside en Bernardo de Irigoyen reveló que no tenía datos de que su hermano tuviera en su poder alguna suma grande de dinero producto de ahorros u otro ingreso reciente de valores que él o los victimarios podrían haberle robado.

En ese sentido se supo que se investigaban además los últimos movimientos bancarios del hombre, no obstante la citada hermana era quien le cobraba la jubilación. La misma testigo dijo que no tenía información de que su hermano hiciera alguna transacción comercial o si recibió algún dinero ultimamente.

Un vocero del caso incluso precisó que las gomas alrededor de su cuello -de uso quirúrgico y que el mismo vendía en su kiosco para las “gomeras”- podrían haber sido utilizadas para el método de tortura de asfixia o ahorcadura mecánica.

Todo esto mientras la víctima se hallaba en total indefensión, debido a que estaba maniatado.

Uno de los hallazgos que hizo descartar el robo fue que el hombre llevaba en uno de sus bolsillos 14 mil pesos.

De todas formas, no se encontró aún su teléfono celular y lo rastreaban los peritos informáticos en busca de alguna pista que permita esclarecer el crimen. Las mercaderías del kiosco estaban intactas y completas, salvo las gomas que utilizaron para supuestamente torturarlo. Por este último modus operandi los investigadores no descartaban un posible ajuste de cuentas. La Policía supo que la víctima sufrió un robo hace dos años (de unos 2 mil pesos), que no tuvo detenidos y que ese hecho no tendría relación con su muerte. Se aguardaba el resultado de la autopsia para determinar fehacientemente si el jubilado fue asesinado por los puntazos que presentaba en el pecho y espalda, o si fue ahorcado con las gomas de uso quirúrgico.

Padre de cuatro hijos
La víctima era maquinista y chofer de tractor durante su juventud y tuvo cuatro hijos, producto de dos matrimonios, antes de jubilarse. Uno de ellos es policía en actividad en la provincia de Misiones.

Ubicación
El paraje Piñalito Sur, donde residía Fernández, está situado a unos 25 Kilómetros del casco urbano del municipio de Dos Hermanas. La vivienda vecina más cercana a la de la víctima está ubicada a unos 200 metros.

Fuente :Diario Primera Edicion

Comentários no Facebook